domingo, 21 de diciembre de 2008

Borrachera


Estoy mareado. Sentado en la silla y me cuesta escribir. borro y borro, y cada vez me equivoco en más letras. Todo es más costoso. Pero me gusta estar así. Aunque al igual que el frío; me encanta y lo odio porque me hace decir cosas que no pienso. 


Gracias.

Ángel

martes, 16 de diciembre de 2008

Creer que tengo un cerebro, a pesar de que no lo he visto, ¿es tener fé?


Y es que a veces me hago tantas preguntas, que se me ocurren tonterias como esta. Y esto me ha dado por pensarlo porque en mi interior, siempre hay un debate continuo entre la creencia religiosa y creer en la ciencia. Por mi parte, creo más en la ciencia, porque siempre que se descubre algo nuevo se demuestra con hechos y no con milagros realizados hace más años que matusalén en "vetetúasaberqué" pueblo de Oriente.

Matusalén... me hace gracia que este nombre se haya convertido en esta expresión tan popular, que si no llega a ser por la Wikipedia en una tarde que sufrí de aburrimiento hace algunos años no me habría enterado jamás de dónde viene esta expresión. Como no soy avaricioso la compartiré con vosotros; según recuerdo, Matusalén era hijo del hijo de Noe (el del arca, el desfaenado que no tenía otra cosa que hacer, ese mismo) que se supone que vivió novecientos sesenta y nueve años, y de ahí que de tantos años que se supone que vivió este hombre salió la expresión "esto es más viejo que matusalén".


Bueno, volviendo al tema, aunque este último párrafo bien tiene que ver con la religión, nunca he llegado a entender como la gente se puede llegar a guiar, creer y hasta incluso matar, por tener fé en algo; fé ciega en algo que no se sabe ciertamente si existe o no, fé en algo que no se ha podido demostrar con nada viable hasta el día de hoy. Y es, precisamente, esta última idea, la que me ha hecho llegar a la conclusión del título de esta entrada; Creer que tengo un cerebro, ¿es tener fé? ¿o es simplente confiar en lo que nos dicen nuestros queridos cientificos? Y esto lo menciono porque tampoco puedo saber a ciencia cierta (curiosa la expresión) si todo lo que se ve por la televisión, relativo a la ciencia (que poco hay), es cierto. ¿Un retoque de imágen?, ¿Muñecos?, ¿Efectos especiales?. No lo sé, tendré que pegarme un golpe en la cabeza con alguna esquina de algún mueble, y después de perforarme el cráneo, ver cómo es. Entonces sabré si tengo cerebro o no.


A mi parecer, al fin y al cabo, tener fé en la religión o en la ciencia, es exactamente lo mismo. Y además como se ha demostrado muchas veces, no hay ciencia sin religión, ni religión sin ciencia.


Gracias.


Ángel.

lunes, 15 de diciembre de 2008

Frío


Tiemblo, siento que las manos van perdiendo agilidad...

Ahora noto como pequeñas agujas se clavan dentro de mí.

Lo odio, pero a pesar de ello, lo aguanto, ahí esta y no porque yo quiero se va a marchar. 

Por mucha ropa que lleve, me penetra hasta lo más profundo de mí.

A veces me duele la cabeza por su culpa.

La gente en esta época del año, se siente más familiar, más unida que nunca a su familia, y en realidad estan como siempre.

Frío también significa más oscuridad, más noche.

Nostalgia. Acompañada de la mano del frío; me recuerda tiempos pasados.

Hogar, calor, amor y buena compañía. También a esto me recuerda el frío.

Lo odio y me encanta.

Gracias.

Ángel

martes, 9 de diciembre de 2008

¿Qué tal una tercera entrega?


- ¿Como dices?
- Si... tio, los ví el otro día en el coche de Jacobo.
- Ya pero, son buenos amigos, muchas veces van juntos en el coche.
- Dani. Parados en la parte de atrás del Media Markt, por la noche, el sábado, mientras tu estabas haciendo el turno.
- ¿Estas seguro de que eran ellos?
- Completamente. Te lo digo como amigo, ya sabes que nunca te diría una cosa así si no fuera verdad. - Dani dió un suspiro -. ¿Estas bien?
- Sí, pero primero quiero hablar con ella. Gracias por contarmelo Carlos, lo siento... necesito pensar.
- De acuerdo tío, no te preocupes, llámame en cuanto puedas.
- Vale, un abrazo tío.
- Un abrazo Dani.

Dani se quedó con el teléfono pegado en la oreja, escuchando con la mirada perdida el tono monofrecuencia golpeando en su oido con un ritmo regular. Se le pasaron muchas cosas por la cabeza; pero la que más le insistia era una voz que le intentaba convencer de que aquelllo no podía ser verdad, Susi jamás le haría una cosa tan horrible. De repente volvío en sí y como un acto reflejo marcó rápidamente el número de Borja. Le contó lo que le había dicho Carlos, y después de un instante de silencio, Borja atrevió a preguntar:

- Y... ¿Que vas a hacer?
- Pues no lo se, quedaré con ella para hablar a ver que me dice.
- Yo ni la vería.
- Tampoco sé del todo si es cierto. Tal vez era su hermana, que ya sabemos como es.
- Bueno, tío, haz lo que creas conveniente. Tienes razón en que es mejor que lo hables con ella, aunque ten por seguro que te va a negar la mitad de las cosas que le preguntes.
- Pero al menos lo habré intentado.
- ¿Que harás si descubres que es verdad?
- Morirme.
- Venga no seas exagerado. Además en tal caso ya sabes que me tienes a mí. No tengo tetas, pero soy buena compañía ¿no? - Borja trataba de animar el ambiente.
- Sí - Contestó entre pequeñas risas - Pero Borja... Ella me importa mucho, la quiero. Es que pienso en ella y no la veo capaz de hacerme esto, pero pienso en ellos dos y ato cabos.
- No quiero ser cizañero, pero ya te lo comenté en un par de ocasiones.
- Lo sé. Bueno voy a llamarla a ver si quiere quedar esta tarde.
- Tío acuerdate de la cena.
- Sí, sí, a las diez en el Anselmo.

Nada más despedirse y colgar, Dani se dirigió al comedor. Aún no estaba preparado para llamar a Susi. La comida que ingirió hacía apenas unos minutos le estaba empezando a sentar mal. Le dolia el estómago y sentía cómo si se estuviese retorciendo cada vez más; para tratar de aliviarse, se tumbó en el sofá, boca arriba, con los ojos cerrados y respirando lentamente. Su mente emitía destellos de recuerdos y empezó a juntar hechos que le hicieron darse cuenta que lo que le había contado Carlos era verdad. Su enfado fué tal que acabo estampando el teléfono móvil contra el suelo. 
Estuvo alrededor de veinte minutos así tratando de calmarse. Finalmente se decidió por llamar a Susi, si quería verla hoy, pensó, sería mejor que la llamase cuanto antes.

- Hola cielo - Contestó Susi-.
- Hola, em... Susi necesito verte pronto, ¿que tal esta tarde a las seis cuando acabes de trabajar?
- Bueno, me viene un poco justo, recuerda que he quedado con Ana y mis amigas para ir a cenar al Pans.
- No te preocupes, estarás antes en casa.
- ¿Qué pasa Enano?
- Nada, estoy un poco cansado. Paso a recogerte al trabajo.
- No ven a casa mejor a las siete, que así estaré ya preparada. ¿Donde iremos?
- A la Salera mismo, no sé.
- Enano, ¿de verás que estas bien? Te noto raro.
- No te preocupes ya lo hablamos después. No te comas la cabeza. Te quiero.
- Y yo a ti enanito.

Las pulsaciones de su corazón se aceleraron hasta tal punto que tuvo que empezar a respirar más rápidamente para no ahogarse. Desesperado cogió el mando de la X-box y se puso a jugar un rato para ver si podía desviar su mente.

Borja, por su parte, después de colgarle a Dani, miró a Esmeralda con cara de preocupación.

- ¿Que pasa patillitas?
- Nada, tu hermana y Dani, que creo que van a acabar ya.
- ¿Porque dices eso?
- Se ha enterado de lo de Jacobo, tarde o temprano iba a salir a la luz.
- No le habrás dicho nada tú, ¿no?
- No, se lo ha soltado el Carlos. Siempre tan bocas. La verdad que me siento un poco mal jugando a ser el abogado del diablo.
- No te lo tomes así. Lo has hecho por mí.
- Ya pero se supone que es mi mejor amigo y tan siquiera sabe que estoy contigo. - El cigarro que llevaba en la boca, empezaba a despedazarse sólo-.
- Ya llegará el momento de decirselo, ahora mismo no creo que deba saberlo.
- Seguiré fingiendo como siempre.

De un salto, Borja salió de la cama, cogió los calzoncillos y sus pantalones, y mientras se vestía comento:

- Bueno, son casi las seis, mejor irme para casa para que Dani no sospeche nada, así tendré tiempo de prepararme bien las cosas.
- Como prefieras. - Dijo con voz insinuante, apartando la sábana dejando ver uno de sus enormes pechos.
- No empieces, que mal acabaremos.
- Pues eso es lo que quiero, que acabemos mal. - Le guiñó un ojo-. Patillitas.
- Odio que me llames así - Sonrió -. Enserio me tengo que ir, te llamo mañana y nos vemos.
- De acuerdo un beso.

La tarde continúo para Dani nerviosa, se aproximó la hora y se dirigió a la ducha.

------------------------------------------------------------------------------------------------
Continua en "Las segundas partes nunca fueron buenas"

Gracias.

Ángel

lunes, 8 de diciembre de 2008

Las segundas partes nunca fueron buenas.

El vapor del agua salía a pequeños tropicones de la bañera. El sonido del agua repiqueteando contra las paredes del baño se oía desde el comedor. El teléfono empezó a sonar. De un sobresalto, Dani salió de la ducha, cojió una toalla para taparse sus partes más íntimas, y temblando por el frío, corrió hacía la sala de estar, lugar dónde estaba el teléfono gritando:

- ¿Sí? - Contestó mientras jadeaba.
- Joder tío, te he dicho que no me cojas el teléfono si estas ocpado. - La voz de Borja, sarcástica sonaba a través del auricular.
- No tío, estaba en la ducha, dime, ¿que quieres?, hace frío.
- Nada, que me ha enviado un correo, la tipa esta... Noelia, la que iba con nosotros a clase, que van a hacer la cena a las nueve al final , y me han dicho que si teníamos algun problema con el cambio de hora.
- Bueno por mi no hay problema, ¿dónde quedamos?
- Pásate por mi casa a eso de las ocho, pero, ¿te encuentras con ánimos?
- Si bueno, todavía no se si los rumores son ciertos, así que no debería preocuparme todavía. Bueno te dejo, que he quedado con Susi para ir a tomar algo a la Salera y hablar del tema. Nos vemos tío.
- De acuerdo, ya nos vemos después. Ciao.

No tardo mucho en terminar de prepararse. Cogió el coche y se dirigió a casa de Susi. Al llegar, con el coche en doble fila, le hizo la típica llamada perdida para que supiese que le esperaba abajo.
Ya era de noche, y una de las farolas iluminaba levemenete el interior del vehículo. Dani sentía cómo su corazón le golpeaba fuertemente en el pecho, y como lentamente esas pulsaciones iban ascendiendo hacia el cuello. Se sentía bastante nervioso, de hecho, en el suelo, cerca de los pedales, yacían varias uñas mordidas. Diez minutos más tarde, Susi apareció por el portal del piso. Bella, reluciente como siempre, su melena morena ondeaba con cada giro de cabeza que ella hizo para cruzar la carretera; llevaba un discreto vestido de falda corta, con cuello alto, que dejaba ver cada curva de su cuerpo. Susi siempre había sido una chica delgada, de buen ver y de actitud aparentemente madura. Abrió la puerta del coche y al entrar intentó darle un beso a Dani, acto que este rechazó apartando levemente la cara.

- ¿Ocurre algo Dani?
- No, no es nada. ¿Vamos a la Salera o a algún sitio más íntimo?
- Dónde quieras, pero, enserio, ¿que pasa?
- Tú me dirás. - Dio media vuelta de llave y el coche rugió haciendo largo eco en toda la avenida Valencia.

En el camino hacia la Salera, ninguno de los dos habló. Dani andaba acostumbrado a conducir sin hablar con nadie, pues en su profesión, taxista, no solía hacer muchas amistades. Aparcaron el coche al final del párking, estaban solos, así que Dani apagó las luces y el motor, y, sin desabrocharse el cinturón, dijo:

- Quiero que me hables de Jacobo.
- ¿Jacobo? No entiendo - Dijo tartamudeando Susi.
- Si. He oido ciertas cosas que quiero que me cuentes.
- Mira, no se que habrás oido pero...
- Basta, Susi. - Cortó Dani - Cuéntame lo que pasó.
- Mira... - Dió un suspiro - Tenía pensado contartelo.
- O sea, que es verdad.
- No sabía lo que estaba haciedno iba borracha y...
- Sabías muy bien lo que estabas haciendo no me vengas con esas- Su tono cada vez era más enfadado-.
- Dani... Yo te quiero, y aquello fué un error.
- Eso no te lo niego, y de los grandes.
- Lo siento, fué un desliz.
- ¿Un desliz de cuanto? - Ahora ya casi gritaba - ¿Diez?, ¿Veinte?, ¿Cuarenta minutos?. ¿Una hora?
- Mira no creo que debamos seguir por ahí está conversación.
- Claro ahora me dirás con tus valores morales, de qué tengo que hablar y de qué no.
- Dani, yo... - Se echó a llorar -.
- No me vas a dar pena porque llores, esto lo has buscado tú, y no creo que deba seguir formando parte de tu vida.
- Pero cariño, yo te amo.
- Y una mierda.

Para entonces ya había arrancado el coche de nuevo, y se dirigió de nuevo hacia la avenida valencia, pero esta vez conduciendo de una forma bastante violenta.

- Dani para el coche, vas a hacer que tengamos un accidente. - Dijo entre sollozos Susi -. Lo siento por favor.
- ¿Ana lo sabe?
-¿Qué?
- ¿¡Que si Ana lo sabe!?
- ¡Si lo sabe! Pero lo pedí que no te dijera nada, no estaba lista para afrontarlo.
- No estabas lista para afrontar una cosa así, pero si para tirarte a ese hijo de puta. - Dijo mientras paraba el coche delante de casa de Susi.
- Te quiero. - Dijo a través de la ventanilla.
- Hasta nunca preciosa.

Por el camino a casa no dejo de lamentarse y echárse la culpa sobre todo lo que había pasado. No le apetecía volver a casa, para no dar explicaciones a sus compañeros de piso, por lo que tomó rumbo a casa de Borja, de todas formas ya casi era la hora a la que habían quedado. Borja vivía en una calle próxima al Museo de Castellón, en el Grupo Grapa. Como estaba convencido que iba a acabar pillando una fuerte borrachera aparcó el coche cerca y fué andando hasta casa de Borja.
Tocó al timbre.

- ¿Sí? - Contestó Borja.
- Soy yo tío, abre.
- Has venido pronto, espérate abajo mejor, y damos una vuelta.

En menos de dos minutos Borja ya estaba abajo, vestido con su típica chaqueta de cuero, y sus pantalones ajustados.

- Veo que no cambias el estilo de salir, ¿que hay del cambio de look que dijiste para esta semana?
- Ya llegará no te preocupes.

Caminaron un rato en silencio, comentando algunas cosas sobre la cena a la que iban a acudir, cuando se introdujeron en un callejón, que moría en el centro de Castellón, Borja hizo un alto con la mano y se sentaron en el suelo.

- Antes de llegar quiero que me cuentes lo que ha pasado con Susi.
- A cantado como una zorra.
- ¿Y cómo estas?
- Psst. Me lo esperaba, pero no deja de joderme.
- ¿Y como habéis quedado?
- La he dejado, pero no sé si para siempre. encima...

---------------------------------------------------------------------------------------------

Pronto la tercera entrega. Antes de nada, aclarar que es una historia que va hacia atrás. Gracias por leerlo.


Ángel.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Nueva encuesta

Nueva encuesta publicada. Como siempre son una mierda; pero esta vez va sobre las navidades; ánimo, tenéis hasta después de reyes para votar. (7/01/09 a las 23:59). Atención!!! Se pueden seleccionar varias respuestas; en tal caso, se agradece comentario explicando.

Gracias!


Ángel

sábado, 29 de noviembre de 2008

Una de improvisación... (3, 2, 1, Impro! jijiji)


- Ana lo sabía, y no me dijo nada.
- No le des más vueltas, las dos son unas zorras y no hay más que hablar.
- Pero ha sido tanto tiempo...
- No te culpes, ni te comas la cabeza; es peor si vas por ese camino. - Dijo a modo de réplica Borja- Es mejor que cada uno siga con sus vidas. Al menos ni sus amigos son tus amigos, ni los tuyos los suyos, por lo que no tenéis una razón fuerte para volver a veros.

Se hizo un silencio abrumador. Nunca este callejón, próximo a la Plaza Santa Clara, había estado de ese modo; apenas se escuchaba la brisa que se abría paso a través de las estrechas calles. Durante un rato, Borja y Dani estuvieron mirando al suelo, pensativos; Borja por un lado preguntándose porque se le daba tantas vueltas al tema y Dani centrifugaba en su mente todos los recuerdo que había tenido con Susi todos estos años. No pudo evitarlo y se echó a llorar.

- Tio, no me empieces con estas. Dos cosas, tus lágrimas ni van a solucionar este tema ni te van a servir para nada, así que mejor te las ahorras. - Se sacó un paquete de cigarrillos, y con cierta violencia, propia de Borja, retiro el plástico protector.
- Lo siento, no he podido evitarlo.
- Vamos, has de ser más fuerte que eso - Hizo una breve pausa para encender el cigarro- ¿Qué tienes ahora?, ¿veinticuatro años? Todavía te quedan muchos "chochitos" que conocer.
- Para tí es mucho más fácil. ¿Alguna vez has estado enamorado?
- Jamás. Y es la mejor protección contra la depresión amorosa.
- Sí, debí imaginarme esa respuesta, siemrpe has sido del aquí te pillo aquí te mato. Pero... me conces y sabes que eso no va conmigo.
- No seas marica.
- No lo soy, solo soy un poco más sensiblón que tú.
- Decir "poco" es arriesgar mucho. Mira, este "finde" nos pillamos el coche, nos largamos a Valencia y pillamos una cogorza de estas como las de antes. Dormiremos en casa de mis padres, a ver si así te animas un poco, ¿"ok"?
- Si tienes razón, me apetece pegarme una buena juerga. - Dani por fin sonreía.- ¿Crees que debería hablar con Ana?
- Ni se te ocurra. Corta toda comunicación con Susi. Ana y ella ya forman parte del pasado. No importa cuantos momentazos bonitos hallas tenido con ellas. Bueno, vamos que llegaremos tarde a la cena.

Ambos se levantaron de un salto. La cena de los antiguos compañeros de clase, era en un restaurante de poca monda, junto al parque Ribalta, conocido por "El Anselmo", lugar que a pesar de cambiar de dueños, y estar regentado ahora por asiáticos, no había perdido su personal encanto de "bar de abuelos", eso sí, ahora con la televisión y los famosos partidos de fútbol, proyectados en una pared blanca, de dimensiones descomunales. No tardaron más de diez minutos en llegar, y allí estaban todos sus antiguos compañeros; viejos amigos con los que habían estado compartiendo toda su vida una silla en clase. Ahora se miraban todos como desconocidos, el paso del tiempo había transformado a cada uno a su manera, los cambios, los habían de muchos tipos; los guapos/as ahora eran feos/as y viceversa, otros que seguían igual, algunos retraídos ahora eran mucho más extrovertidos, etc; menos Borja y Dani, que seguían en su línea habitual. Borja, con sus pintas de macarra de los años ochenta, heredadas de su padre, y Dani, con sus camisas refinadas, sus pantalones de tela y sus zapatos negros.

--------------------------------------------------------------------------------------Parte A

Continuará...


Ángel

martes, 25 de noviembre de 2008

Hoy no actualizo más...


...pues cierta personita requiere mi atención. Gracias.

Ángel

Haist

Para mis pocos lectores, dejo un fragmento, público por primera vez, de lo que está resultando el ya medio famoso "libro" que me traigo entre manos con Santi. El fragmento corresponde a un relato que ocurre antes de la historia principal, en el que un emperador, Beram, desesperado, recurre a su últma oportunidad para vencer a una especia de Reina del Mal, llamada Lady Anny. Espero que os guste y que dejéis vuestros comentarios. Es normal que no os enteréis demasiado de que va el tema, pero me podeis dejar un comentario y yo lo responderé. Gracias una vez más y saludos a todos (Este fragmento lo he escrito yo, no cuelgo nada escrito por Santi porque no tengo su consentimiento).




"CAPÍTULO 4 DE LA GUERRA DE LOS CUATRO
HAIST

Abre el portón, y este te llevará a un mundo dónde, dando un poco de tu fe, podrás cumplir todos tus sueños, conseguir lo que más desees,  y morir cuando quieras.

Al principio dudó un poco, pero tras las palabras del dios, no pudo resistirse a la tentación. Ni siquiera se cuestiono porque le invadía la curiosidad; después de todo,  ya lo había visitado anteriormente, y no le había parecido nada agradable. La zona que había visto, era un vasto valle, entre dos cordilleras, que parecía extenderse más allá del horizonte.  Apenas había vegetación, era una zona desértica teñida de rojo, en la que la vida parecía inexistente. Más allá de las cordilleras, la escena se repetía. Este extraño continente, alejando del mundo real, era conocido como el Haist; lugar al que iban todas aquellas almas que no se habían ganado la recompensa de vivir eternamente en el Valks, el paraíso divino.

Antes de colocar su mano sobre el tablón de piedra, que ejercía de llave sobre el portón, vaciló unos instantes, miró al gran dios Zalem, y añadió:

-          - Si me arrepiento, sabes que tendré poder suficiente como para eliminarte, a ti y a todos los que te siguen.

-          - Tú eres uno de mis fieles.

-          - Pues en ese caso ya tendré la última víctima de mi lista.

Zalem se limitó a sonreír. Pocos eran los que se podían resistir al poder que ejercía el Haist sobre la mente de todo ser que aceptase la unión a las fuerzas oscuras, y los que lo conseguían, acababan suicidándose a causa del tormento que ello les causaba.

Beram se dispuso a poner la mano sobre la piedra. Si ese era el único modo de detener a Lady Anny, estaba dispuesto a hacerlo. Su vida no valía más que la de las miles criaturas que estaba aniquilando a su paso. La luz comenzó a tornarse tenue. En la armadura de plata se reflejaban las siniestras curvas que mostraba el grandioso portón. Se hizo un gran silencio; tan solo se percibía la rápida respiración del Paladín y la suave ventisca que corría incansablemente por la cordillera de las Atlas. De repente surgió un destello de la llave, y Beram se alzó en el aire. Empezó a temblar y  sintió como poco a poco, su mente se iba dividiendo en dos. La maldad y la oscuridad le estaban invadiendo hasta la última parte de su cuerpo. No pudo resistir gritar y entonces de él se desprendió un enorme campo de fuerza que fue capaz de desmembrar al dios que se hallaba contemplándolo. Cuando Beram cayó al suelo, de él surgía un leve escudo de fuego. Mientras jadeaba, observó como Zalem se recomponía de sus heridas y en un santiamén volvió a tener brazos y piernas.

-          - Es increíble el potencial que desprendes.

-          - Cállate, no hago esto por ti. Lo hago por Anaroth.

-          - ¿Seguro? – Silenció durante unos instantes la conversación - ¿No es que quieres demostrar al mundo que eres más fuerte que Ann?

-          - No. Quiero vencer a esa zorra y eliminarla de la faz de Noah para siempre.

-          - Formula tus deseos antes de entrar. Recuerda que cuanto más pidas, más tendrás que dar.

Beram dio unos pasos hacía el portón, y este empezó a formar un torbellino de energía en el centro. Cuando la materia viscosa se quedó estable, Zalem le animó con un golpe en la espalda a que formulara sus deseos con el pensamiento. No era necesario pronunciarlos en voz alta, pues Razfram, dios Supremo de la Oscuridad, podía escuchar todas las voces de todos sus fieles. Beram se tomó su tiempo  para elegir cuidadosamente cada uno de ellos.

Siete fueron en total. Tal era la envergadura de sus deseos, que finalmente, el Haist le arrebató algo más que su fe. Su cuerpo se tornó de un color rojizo, lleno de heridas y cicatrices. Con dolorosos espasmos, sus músculos se fortalecieron, dándole una fuerza sobrehumana. La cara se le desfiguró y la voz se le transformó en una ronca y grave.

Arribaron al Haist y Beram no pudo contenerse en pie y cayó al suelo, gimiendo y retorciéndose de un lado para otro. Con la transformación, su bella armadura se quedó hecha añicos, pues el paladín había aumentado de tamaño considerablemente.

-          Es odiosa la avaricia humana, Beram. – El paladín continuaba quejándose. – Todos sois iguales, míseras ratas que creéis que podéis cambiar el mundo… unos simples mortales jamás podrán dominar el mundo como lo hacemos nosotros.

-          - Yo…. Ya tengo… mi…. im…. perio. Y me respetan...

-          - Eso ahora ya no importa. Lo que realmente debe importarte es que yo puedo ayudarte en lo que te plazca. A mí personalmente ya me has demostrado bastante. – Zalem le ayudó a levantarse – Podríamos empezar por conseguirte un arma y una armadura, para ocultar tus…. tu nuevo aspecto.

-          - Eso te lo agradecería.

Al oír las últimas palabras Zalem le propinó un puñetazo que lo levantó del suelo y lo desplazo unos metros más lejos.

-          - ¡Lo primero es no estar agradecido de nada! ¡Todo se consigue con esfuerzos y sacrificios! – Suspiró para relajarse – Solo que considero que después de todo vamos a formar un equipo, y tu no me vales para nada sin eso.

 

En el plano central nadie daba crédito a lo que estaba sucediendo. Zalem estaba aumentando mucho su nuevo poder de influencia y eso no les iba a traer nada bueno.

-          - Debemos actuar de inmediato. Quedarnos observando como mueve sus fichas no va a solucionar nuestros problemas.

-          - Pero señor Arkamt – Replicó Amila – No podemos infringir las leyes divinas, no debemos entrometernos en las acciones humanas, sólo el cosmos puede decidir sobre ello.

-          - No podemos, salvo en este tipo de situaciones. Razfram se nos ha adelantado, no podemos permitir que siga adelante con su plan. ¿O acaso vamos a ignorar las plegarías de nuestros fieles?

Los dioses asintieron con la cabeza. Esta iba a ser la primera gran guerra para muchos de ellos, y tan solo la segunda que había vivido incluso en mismísimo Marendher.

-          - Jeladhil, Amila, Talas, Patros; convocad a vuestros Saidims, y comunicadles que preparen sus ejércitos. Yo por mi parte convocaré al mío y nos reuniremos con todas las tropas en el Claro de Shaggard, pasado mañana antes de que las lunas se alineen.

-          - Arkamt – Patros habló después de días de silencio – ¿Vamos a aparecer ante los humanos?

-          - Patros, Razfram ha convertido a Anny Dolth en su reina oscura. Todos sabemos lo que ello significa. Sólo nosotros podemos derrotarla. No se hable más. Retiraos.

-          - Supremo – Amila se acercó al gran dios mientras los demás iban desapareciendo hacía sus planos – Creo que también deberíamos convocar al ejército de Gurtam. Nos harán falta arqueros.

-          - Amila – Dijo acariciando la suave melena de la joven y bella diosa – Nunca he subestimado tus consejos, todas tus tácticas de guerra son impresionantes. Pero no olvides que los elfos de Jeladhil estarán en el frente.

-          - Sabes que son muy impulsivos, acabarán a espadazos como todos los demás. – En la voz se le notaba un poco tensa.

-          - ¡Amila! ¡Ya basta! – Regañó Marskim, que se hallaba a escasos metros de la pareja – Arkamt, déjeme tener el ejército preparado, son muy hábiles también en el arte del sigilo, los mantendremos ocultos en el bosque hasta que hagan falta. No dudaré de Klaine, se que los comandará bien.

-          - Está bien. – Aprobó el último descendiente de los Marendher – Un comodín en la batalla no nos vendrá mal. Pero recuerda, que Gurtam no ataque hasta oír mi señal.

 

Para los ojos de Beram, el Haist ahora se había vuelto un lugar confortable, como cuando de niño paseaba por las llanuras de Exmnat, con su abundante vegetación, y sus grandiosos verdes prados. Zalem caminaba ausente a su lado. Se hallaba pensando en cómo convencer a Beram de unirse a Anny. Con el entrenamiento adecuado, que poco le hacía falta, iba a ser un guerrero imparable, difícil de abatir por un mortal.

Después de caminar varias horas en silencio, Beram se atrevió a preguntar:

 

-          - ¿Dónde nos dirigimos exactamente? – El dolor ya prácticamente había remitido

-          - A la fortaleza de Razfram. No olvides guardar tus modales ante él.

-          - Y si no los guardo, ¿qué me hará?

-        - Digamos que para él, todos somos prescindibles. Únicamente nos necesita para intermediar con los humanos.

-          - ¿No puede él directamente?

-          - ¿Ahora te comportas también como un bufón? ¿No sabes que los dioses tienen prohibido el contacto con cualquier ser humano? Si se produjese tal hecho, el caos no dudaría en eliminarlo.

-          - Pero tú eres un dios. ¿Por qué no te ha eliminado a ti?

-          - Porque, no soy exactamente un dios.

-          - ¿Qué quieres decir?

 

Zalem guardó, silencio. Nadie conocía la historia de Zalem. Ni de cómo llegó a ser un dios ni de porque el caos no gobernaba sobre él. Muchas eran las historias que se contaban de ese fornido guerrero, y no eran menos impresionantes que los desastres que llegó a ocasionar en el pasado. Beram poco sabía de él, pero algo le hizo callar y no seguir preguntando.

Caminaron por un estrecho paso que se alzaba cientos de metros del suelo, la arena rojiza que cubría el suelo, contenía un grabado en un idioma ilegible para el paladín. Parecían representar alguna batalla sangrienta, sucedida hacia miles de años. Conforme iban llegando al final del paso, Beram podía sentir como las almas que merodeaban el lugar le acariciaban suavemente la cara, como si nunca hubiesen visto un ser de carne y hueso; cada roce le provocaba un escalofrío que recorría todo su cuerpo e invadía su mente con recuerdos pasados que él no había vivido. Al final del estrecho camino, se alzaba una gran puerta, similar al portón por el que habían llegado al Haist que daba paso a un extenso valle. En la entrada, dos orcos negros mantenían la guardia.

 

-          - El guerrero no puede pasar. Ordenes de Razfram. – Adelantó uno de los dos orcos, parecía el más veterano.

-          - El guerrero viene conmigo, entrará. – Argumentó Zalem.

-          - Razfram no quiere que nadie ajeno a estas tierras se adentre en el reino. No entrará.

-          - ¡Tú! – Zalem agarró por el cuello al orco. En sus ojos podía verse la cólera que invadía su cuerpo, pues sus ojos centelleaban con una luz roja. – ¡Como te atreves a negarme una petición! ¡Si yo digo que el guerrero entra, el guerrero entra! ¡¿Entendido?!– La presión sobre el cuello del orco aumentó y se pudo escuchar el crujido de los huesos.

-          - Está… bien… - Zalem lo tiró al suelo. – Podrá entrar, pero te dejo la responsabilidad de lo que pueda ocurrir a ti sólo.

 

La gran puerta comenzó a emitir un desagradable sonido que hacía eco en la distancia. Las almas gritaban de dolor con el sonido de las grandes bisagras. Dejaban en evidencia el hecho de que cada vez que se abría el portón, algo desagradable les iba a suceder. Vivian en una tortura eterna.

Atravesando la entrada, Beram se asombró, pues el gran valle que se veía desde fuera de la puerta, no era más que un hechizo de ilusión que ocultaba la muralla de la gran ciudad. Al oeste de la entrada, había lo que a simple vista parecía un campo de entrenamiento, en el que guerreros y arqueros oscuros, practicaban su oficio con esclavos vivos. Estos soldados presentaban un aspecto parecido al de Beram, por lo que, dedujo, ellos también habían decidido unirse a las fuerzas oscuras. En el ala este de la entrada, diversos herreros trabajaban sin parar forjando espadas, flechas de hierro, mandobles, lanzas, y todo tipo de armas que el mundo conocido poseía. Detrás de estos, estaban unos altos comandantes, que no dudaban en castigar a su herrero si este no hacía correctamente su trabajo. Al alzar la mirada al norte, Beram observó que el resto era como una ciudad después de un asalto, sumida en una guerra constante consigo misma. Los colores rojo fuego y negro hollín, inundaban la ciudad. Las casas, medio derruidas, decoraban aún más el paisaje con un aire siniestro que iba acompañado de un olor desagradable a carne quemada. Al fondo se elevaba una colina en la que en la cima, se erigía un gran castillo.

-          - ¿Ves esa gran fortaleza? – Preguntó con una extraña amabilidad Zalem – Es el castillo de Razfram. Ahí es donde vamos a ir.

-          - ¿Por qué me llevas a él? Creía que me ibas a ayudar para luchar contra Lady Anny.

-          - Y esa es mi misión. Es Razfram quién te proporcionará el equipamiento que te prometí.

Lady Anny se hallaba sentada en el trono, junto a Razfram en la sala real del castillo. Ambos se encontraban debatiendo sobre el siguiente movimiento a realizar. La sala era bastante amplia, con dos tronos en el centro de la misma, estaba rodeada de grandes bancos en los que se sentaban los ancianos que aconsejaban al Dios Oscuro. La entrada estaba guiada por unas alfombras rojas que se dirigían cada una, a un lugar especifico de la sala. Las piedras que sostenían las paredes del castillo eran de un color negruzco; no dejaban lugar a duda que procedían del volcán que supuraba las malas acciones y pensamientos de la gente de Noah, pensamientos que mantenían el Haist con vida. Delante de los señores oscuros, el suelo se había deformado haciendo aparecer el mapa de Anaroth. Sobre él, Lady Anny había trazado una ruta por la que debían seguir sus ejércitos para invadir Shaggard.

-          - Zalem estará al llegar. ¿Tienes ya la armadura Zaght encantada? – Preguntó Anny

-          - Sí, y ya le han acabado de forjar “el arma”. Estoy convencido de que nos será de gran utilidad.

-          - ¿Y qué hay de sus deseos? Se supone que se le tienen que cumplir.

-          - No te preocupes, una vez esté bajo el hechizo, no podrá recordarlos.

Las risas de ambos hicieron largo eco en la sala. Días antes, Razfram había mandado construir una armadura capaz de soportar cualquier golpe, incluyendo los de los cañones de los enanos, para el nuevo enviado oscuro. Este iba a ser Beram, dado el nuevo poder de Zalem, nadie dudó que acabaría convenciéndolo. Para poder dominar a Beram perfectamente, la armadura fue hechizada con un maleficio que hacía que la persona que portaba la armadura, se convirtiese en una especie de marioneta; el cual obedecía cualquier orden que se le mandaba sin rechistar. Beram iba a ser, más o menos, como un trasgo para ellos pero con una fuerza insuperable.

El portón de entrada a la fortaleza se alzaba con más de tres metros de altura, estaba fabricado con listones de madera encallados unos con los otros con remaches de hierro derretido y unas especies de clavos, forjados con un metal parecido al que se utilizaban en las armas del Haist. Beram observo unas marcas que se extendían a lo largo del arco que sostenía el portón:

-          - Zalem, ¿que significan esas marcas?

-          - Están escritas en el idioma de los Dioses. Lo que hay en el marco no son más que todas las dinastías que ha habido en el Haist, y algunas de las hazañas que han conseguido realizar los Dioses Supremos de la Oscuridad. No le des más importancia. – Zalem cerró los ojos y puso su mano sobre el portón. – “Ikarik, eik-du ju aspalam” – Dijo en el idioma de los dioses. Acto seguido el portón se abrío. – Vamos pasa conmigo.

La ciudadela era aún más lúgubre de lo que habían visto hasta el momento. Centenares de cuerpos descompuestos se postraban en pequeños montículos a lo largo de todo la plaza principal.  En ella se encontraban varios guerreros; cuyas armaduras parecían mucho más trabajadas que la de los anteriores soldados que habían visto practicando momentos antes. Beram se fijo en una que le llamaba enormemente la atención; dado su color negruzco, dedujo que estaba forjada con ébano,  Tenía ciertas marcas que le recordaban familiares. Había grabado un frondoso bosque a lo largo de las grebas de la armadura, así como un imperioso dragón que alzaba el vuelo sobre un pequeño poblado grabado en la coraza..."


Ángel

domingo, 23 de noviembre de 2008

Tormento de Sábado Noche


La noche ya estaba en su más profunda oscuridad. La ciudad, iluminada por sus grandes farolas, no dormía tranquila con todos los entes medio borrachos que pisoteaban sus calles. Cerca de uno de los puntos más nerviosos de la ciudad, en un sábado noche, concocido también como calle Lagasca; más concretamente en un pequeño parque situado en la calle Obispo Salinas; estabamos, unos amigos de Laura (y míos, pero me gusta decir de que origen provienen), sentados en un alrededor de un banco de dicho parque, unos en el asiento, otros en el suelo; haciendo el, desde hace pocos años atrás, el ilegal acto del botellón. Claro, queda remarcar que yo no estaba bebiendo, pues no me apetecia salir y sólo estaba charlando un rato con ellos para después marcharme a mi casa tranquilamente. 
De repente, y como señal de los dioses que nos quisieron castigar, apareció nuestra querídisima polícia local, con sus enormes coches y sus bonitos uniformes, y estando yo emparrado sin enterarme de nada, me quedé sólo con Lola en el banquito, pues todos marcharon cuales débiles conejos huyendo de un depredador (eso sí, sin olvidar llevarse el botín que poseiamos), y allí estabamos, con cara de pasmados, Lola, Marta y yo. 

- Su documentación por favor...

La voz sonaba grave, penetrante pero no llegó a asustarme. Lola y yo le hicimos la entrega de nuestros respectivos DNIs y Marta se libró porque no lo llevaba encima. Cinco minutos después, con nuestros DNIs y los de otro grupo que estaban sentados en otro banco, volvieron para decirme con palabras amables, que sólo me había denunciado a mí, por no denunciarnos a todos. Y yo, ni corto ni perezoso, le solté, "Cagondios, encima que hoy no estababa bebiendo, me denuncian a mí"; el policía se intentó escusar diciendo que si quería que fuesemos a dónde estaban mis amigos a que los multara a todos, a lo que Lola le contestó, que porque me había denunciado a mí y no a ella; y la respuesta fué la misma. mi conclusión es que o bien me multó a mí, por ser el más mayor, o bien por ser el chico. Jamás lo entenderé, pero si sé que Murphy siempre estará ahí para jodernos la vida. y yo, con mi primera multa, que muy orgulloso exhibo en este blog.

La próxima vez beberé seguro, así me multarán con razón.

Ángel.

sábado, 22 de noviembre de 2008

Después de todo...


No ha acabado tan mal. Digamos, que el cubo se ha vaciado un poco, y que poco a poco se vaciará del todo.

Sinceridad.
Amistad.
Amor.
Respeto.
Empatía.

Se pueden enumerar miles de estas palabras, pero creo que han sido las que más han peligrado en todo este altercado, o contienda, como sería en la jerga Dianesca.

Y a partir de ahora; mi blog retomará sus antiguas formas.

Un saludo y gracias a todos por todo.

Ángel.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

El sueño que puede acabar mal


Y es que gracias a este encuentro, me he enterado de ciertas cosas; ciertas cosas que me hacen sentir un poco más libre, y un poco más traicionado. 

De ahora en adelante mirare más de quién confiar...

... y de quién no.

Encantado de haberte conocido y, en la medida de lo posible, ayudado.


Ángel

viernes, 29 de agosto de 2008

Amanda



Hay ocasiones en nuestras vidas en las que nos vemos forzados a tomar una decisión; no forzados por obligación, sino porque en esta vida siempre tienes que dar un paso más. Y a mí ya me ha llegado la hora; pero no pensé que algo que estoy más que seguro me hará feliz, me fuese a resultar tan duro. Tal vez durante todo este tiempo lo he pensado fríamente, sin pararme a pensar de quien me voy a alejar; a quien voy a dejar sola después de todos estos 21 años... mi madre.

Ella siempre ha estado ahí; en cada momento, en cada minuto de mi vida, ha estado ahí. Y la verdad, que siempre me he llevado muy con ella, y le he podido confiar hasta mi más infinito secreto. Tal vez sea por esto que hace unos minutos, cuando ella y yo nos hemos percatado de que esta iba a ser mi última noche aquí (como inquilino me refiero), a los dos nos ha invadido una profunda tristeza, tanta que aun ahora continua pegandome las piernas al suelo, paraliandome los pies, como si un ser estuviese ejerciendo una fuerte presión agarrándome para que no abandone mi hasta ahora "hogar".

Cuando miro hacía atrás, aun recuerdo tiempos pasados; los días que mirábamos el calendario, y pensaba que en el 2000 iba a tener 13 años, "y como seré?" preguntaba continuamente. O los helados que nos comíamos caminando por la larga calle que unía nuestra casa en Alquerias con el pueblo; o las mañanas en la casa del abuelo, con el moomin correteando por ahí, ymi madre haciendome el desayuno en la cocina; o los tiempos turbios de separación de mis padres; la primera noche que pasamos en el Grao, yo con la colchoneta hinchable; o cuando nos compramos un verano por un acto impulsivo el CD de los vengaboys... o las veces que hemos ido al cine; o cuando fuimos a peñiscola en un par de ocasiones, o también de todas las veces que hemos dicho de ir a ver algún castillo chulo; las veces que me invitaba a comer en el quebó, o en el mcdonalds cuando empecé a trabajr en el Carrefour... Muchos son y no puedo escribirlos todos, porque son los 21 años de mi historia que he pasado junto a ella y que jamás olvidaré...

En fin, no puedo seguir escribiendo.

Muchas gracias por todo, y por lo que nos queda por vivir...




..mami.


Te quiere,


Ángel.

viernes, 30 de mayo de 2008

Resultado encuesta Zumo de Melocotón

Bueno, la borré sin apuntar los datos, pero el ganador fué el zumo de melocotón a secas, sin uva ni nada, que sosería por dios. Pero bueno, contra gustos, colores.

Bah, de buen rollo; enhorabuena a los zumifilos de melocotón a secas, soys una mayoría aplastante.

Y bien, ahora queda decir, que no recuerdo si vote al de uva o sin uva...

Ángel

jueves, 29 de mayo de 2008

Redacción de una noche de primavera


Acaba repelando el bote del zumo de frutas; intenta buscar desesperadamente una pequeña porción del espeso liquido, repleto de sabores. Mientras que su lengua juguetea con el recipiente, observa la televisión; la observa con tan detenimiento que ni siquiera se percata de que la miro disimuladamente. Observo cada movimiento y lo redacto. Ahora muerde el tapon; es gracioso, me recuerda a mis hamsters cuando les das algo para roer. El comedor, está tranquilo, yo me hallo sentado en el sofá grande, con el portatil sobre mis piernas cruzadas y la espalda recostada sobre el sofá. Ella está tumbada en el sofá pequeño, para poder ver la televisión comodámente tiene que ladearse un poco, pero parece que prefiere estar ahi. Deja reposar el bote sobre la mesa. Mira el PC, y tras un vistazo rápido, no se da cuenta que escribo sobre ella. Ahora hacen anuncios, y justo mientras esccribo estas líneas empieza "La que se avecina". Ella dice con un tono dulce, propio y característico de ella :"Me encanta la canción". Ignora que la observo, mientras dejo correr esos sentimientos que golpean el pecho, a la altura del corazón. El amor. Ya van más de dos años y medio, y seguimos tan enamoraditos como el primer día. Me encanta. Me sorprende que se enbobe tanto con la tele, y a la vez me encanta. Suena la canción de apertura de la serie, y hecha una pequeña risita. La toco para darle un beso, pero no gira la cabeza. Acaba la canción y me intenta reñir por molestarle durante la misma; pero le pasa como a mí; no podemos enfadarnos el uno con el otro. Poco a poco empieza a estar más metida dentro de la serie, lo se porque cada vez muerde más fuerte el tapón. De vez en cuando me dice comentarios sobre la serie para que siga el hilo. La verdad que sólo la veo cuando estoy con ella, me gusta, pero me da mucha pereza verla. Ahora juega con el pie con las rendijas del extraño y antiguo aparato de aire acondicionado que reside en el comedor de mi casa.

Tal vez el post resulte un poco aburrido, pero me apetecía escribir sobre lo que veo en cada momento.

Miro la pecera, y pienso que la vida de estos animales debe de ser muy aburrida. Es como vivir en cuarenta metros cuadrados sin poder salir a ningún sitio... Que estrés... Además vivir pensando que uno de tus mejores amigos cuando estes enfermo, puede acabar devorándote, tiene que ser bastante horrible.
Y ahi van, de aquí para allá... y vuelven.... y otra vez...

Mi vista vuelve hacia mi amor, ahora aún parece si cabe, más concentrada que antes. No se porque me quiere pero bueno, sus razones tendrá.

La serie está empezando a embaucarme así que por hoy cerraré el post.

Simplemente decir, que si no fuera por el sonido de la tele, entre el sonido del agua de la depuradora de la pecera, el tono anaranjado apagado de las paredes y la luz de la lámpara, tan tenúe, sería un momento perfecto para relajarme, y librarme del estrés que me causa a veces mi trabajo, y las responsabilidades que me adjudican sin estar oligado a aceptarlas. Y más ahora que puedo tumbarme en el sofá junto a Laura, escuchar su respiración lentamente, y... y... dormir... si... eso... dormir...


Ángel

martes, 13 de mayo de 2008

Smoking Cotton

Foto: Smoking Cotton (Jorge, Fernando, Werner y Nacho)

Aprovecho esta entrada para poder presentar a mis pocos lectores (que creo que sería capaz de nombrarlos, al menos a los que tengo noticia de que me visiten) a un gran grupo que he tenido el placer de poder conocerlos en persona (primeramente y más que nada porque el bajista es mi primo); ellos son Smoking Cotton, un grupo dificil de encasillar en un estilo definido de música, ya que se podría decir que han adoptado su propio estilo, para mi parecer tienen un sonido rockero setentón con toques de rock inglés; y es que resulta contradictorio, pero en la complejidad de sus estructuras nace un sonido limpio, suave, armonioso y característico que sólo ellos son capaces de hacer.

Los componentes de este grupo castellonense son:
Nacho a la voz y a la guitarra
Jorge (Jbubide ¬¬) al piano y a la guitarra
Fernando al bajo
Yago a la batería

Sus canciones yo las podría clasificar en dos grandes grupos (así un poco por encima), por un lado tenemos las canciones lentas, las ñoñas, que son canciones como All the time I waste o Hundreds of Sheets Refused, que demuestran una armonía aparentemente sencilla pero si se le da un par de vuelta a las tuercas de nuestros oidos escucharemos, por ejemplo, un piano (cortesía de Jorge) muy logrado que consigue acompañar estupendamente a la vez que no deja de perder protagonismo en ambas canciones (aunque se me escapará en All the Time I waste, lo siento chicos y mira que la he escuchado veces ^^U). En cuanto a la voz de Nacho, tiene algo especial que siempre consigue darle ese toque meláncolico en la voz que tanto requieren este tipo de canciones. Para mi las mejores partes de ambas canciones; los estribillos y los puentes. Y como no, los parones típicos de Smoking.

Después tenemos temazos como "Poison Days" / "Days of Poison" / "Raticida Days" (esta última de mi cosecha :o; el nombre digo) la "bailonga" o la "rockera"... Suenan cañeros, con mucho ritmo, muy moviditas y las melodias de voz muy pegadizas. Destaco el piano de Days of Poison del puente, impresionante y por supuestisimo, el estribillo; "you can leave me there for daaayysss", en fin que me pongo a cantar y se me va... En cuanto a la bailonga, (no me se el nombre real de la canción, es un apodo que le han puesto los del grupo), el trozo del puente de los arpeggios, que como bien pude comentar anoche, da la sensación de estar en un sitio tranquilo, armonioso y de repente todo se viene abajo con ese E, y con la batería en plan "destroyer", genial sin duda alguna.
En fin podría hacer una corta review de cada una de sus canciones, pero me gustaría poder escucharlas abiertamente para poder hacerlo, así que en cuanto pueda las haré.

En la base, tenemos por un lado a Ferdy, que bueno él ya sabe lo que opino, es un excelente músico, muy versátil y muy hábil tocando tanto el bajo como la guitarra. En este caso, con el bajo. Una cosa que admiro es que no intenta destacar, el bajo hace su función de acompañamiento perfectamente y no sale de los esquemas en ninguna canción (que yo haya escuchado al menos). Por otro lado a Yago, que como bien se le ha definido, es un baterista que sabe lo que tiene hacer, lo hace y además con fuerza. No obstante, Yago decidió tomarse un respiro y seguir por su cuenta; por lo que hoy, cuando he acudido al ensayo a ver que tal les iba, ha empezado a tocar con ellos Werner, un baterista que conozco de hace muchos años y que he tocado muchas veces con él. A pesar de ser su primer ensayo con ellos, la cosa ha ido fluida; ha sabido adaptarse al grupo y ha funcionado bastante bien. Obviamente hay que empezar a construir de cero de nuevo, pero estoy seguro que pronto recuperaran el ritmo y continuaran componiendo sus canciones.

Muchas habilidades podría destacar de Smoking,pero las más significantes sin duda son su capacidad de adaptar cambios de tonalidad y de sentimientos en la canción, que consiguen sorprenderte sin desagradarte, hecho bastante dificil de conseguir sin causar un efecto demasiado brusco;y sus ritmos de guitarra pegadizos, llenos de notas fusionadas entre las dos guitarras que bien consiguen evocarte ciertas imágenes y sentimientos en el pensamiento que hacen que te quedes embobado mirando el suelo mientras dejas que los acordes fluyan por tus oidos... Pero sin duda lo mejor de todo, es lo bien que se entienden entre ellos. Hecho muy importante en un grupo y espero que jamás pierdan.

En fin, tengo el placer de que me dejen acudir a sus ensayos y espero que me dejen hacerlo bastantes veces, porque ya que de momento no tienen disco, es la única forma de poder escucharlos durante horas. En casa sólo tengo la maqueta de tres canciones y aún no me he cansado de escucharla.

Resumiendo; grupo que recomiendo escucha obligatoria, sobre todo y si se puede, en directo, porque la verdad que ganan muchisimo. Es un estilo de música más musical que técnico por lo que los que esteis esperando solos bestiales y riffs del infierno podeis olvidaros de ellos, porque a estos chicos no les hacen falta para para demostrar que son unos grandes músicos. Personalmente desde aquí, les deseo toda la suerte del mundo y espero que triunfen en el mundo de la música porque se lo merecen.
Pero bueno no todo pueden ser cosas buenas y aquí vienen las malas.
Por favor...






acabad....

la canción esta rollo Dream Theater, que tiene pimta de que va a estar muy bien.


Gracias por dejarme acudir al ensayo, y bueno, opinar de cierta forma sobre algunas cosas. Suerte y un abrazo.
(Si quereis escuchar las canciones de su maqueta y un gran temazo, que me encanta Green Lawn, pasaros por su MySpace http://profile.myspace.com/index.cfm?fuseaction=user.viewprofile&friendid=299949860)


Ángel

jueves, 8 de mayo de 2008

El sueño



Este es nuestro sueño; vivir con una preciosidad como está, será; por fín, el significado de haber cumplido con lo que arrastramos desde hace unos meses atrás. Aunque sólo parezca ser una prueba, un hecho más en nuestras vidas que más de uno podrá inerpretar como equivocado; creo que merecerá la pena intentarlo. Después de todo; ¿acaso no va todo bien incluso con todos las caidas que hemos tenido este último mes?

Continuamente se apoderan de mí unos cosquilleos en el estomágo que me dicen que algo bueno va a pasar; que acarreará mucha responsabilidad y madurez, pero sobre todo será bueno. Y no sólo para mí sino también para mi "persona favorita", mi gran amiga, mi amor...

En mi cerebro caminan tranquilamente sigilosas dudas sobre que es lo que será más dificil de todo esto; si conseguirlo finalmente o una vez estemos dentro, la decisión de como ambientar el lugar. Extrañamente y a pesar de mi apariencia, tiendo a ser bastante gótico y oscuro; me gusta la decoración triste, apagada, inanimada; pero a la vez me gusta que entre habitáculos; se produzcan una serie de sensaciones derivadas de los cambios bruscos de tonalidades y sentimientos; de esta forma me gustaría pasar del negro al amarillo en un santiamén, por poner un ejemplo. Si es cierto que muchos gustos los tenemos en común, pero claro está; siempre se va a notar la presencia de una mujer, y más una mujer como ella; tan cuidadosa con todo y por llamarla de alguna forma "tiquismiquis" con los detalles.

Personalmente me gustaría hacer un llamamiento a los astros y a los dioses perdidos que puedan oirme, y en especial al dios de la mancha de café (aquí compañera sabrá de los que hablo), que se abstengan de poner en cabeza de mi pareja adornos con motivos florales o de carácter primaveral. Ya que el fuego podría surgir de repente sobre una de esas telas.
Aunque bueno, tampoco hay que ser tan OBTUSO, porque la INCOMPETENCIA de manteles no sea de mi agrado. (Acá compañera también sabrá de lo que hablo).

Para mi gusto:
Cocina: Electrodomésticos grises, con muebles acabados en madera de cerezo barnizada y banco de "mármol" de color verde grisáceo.
Comedor: Mueble negro y blanco y sofá con forma de "L" también en negro con tela de terciopelo.
Habitación: Cama de estas de poca altura y mobiliario con motivos de cultura asiática.
Baño: Me es igual; agradable.

Lástima que ya esté amueblado y dada nuestra escasez económica al menos en los dos primeros años no podremos disfrutar de esto como nos gustaría.

Dentro de unos meses llegará el día que nos tocará hechar un par de firmas, introducir una llave desconocida en una cerradura desconocida; y una nueva vida nos esperará tras esa puerta. una vida que estoy más que seguro será lo mejor de nuestras vidas.


Disculpad a mis lectores y a la sirvienta de Garrafone, que hoy no haya adaptado el blog a contar una historia dejandome llevar por mi pequeño elfo de jardín; pues hoy me hallaba con ganas de postear un pasaje de uno mis libros (vease post anterior) y comentar este tema, que aunque compañera piense lo contrario; estoy muy ilusionado con ello.

Te quiero, tengo ganas de tener a Hiaco.

Ángel