martes, 16 de diciembre de 2008

Creer que tengo un cerebro, a pesar de que no lo he visto, ¿es tener fé?


Y es que a veces me hago tantas preguntas, que se me ocurren tonterias como esta. Y esto me ha dado por pensarlo porque en mi interior, siempre hay un debate continuo entre la creencia religiosa y creer en la ciencia. Por mi parte, creo más en la ciencia, porque siempre que se descubre algo nuevo se demuestra con hechos y no con milagros realizados hace más años que matusalén en "vetetúasaberqué" pueblo de Oriente.

Matusalén... me hace gracia que este nombre se haya convertido en esta expresión tan popular, que si no llega a ser por la Wikipedia en una tarde que sufrí de aburrimiento hace algunos años no me habría enterado jamás de dónde viene esta expresión. Como no soy avaricioso la compartiré con vosotros; según recuerdo, Matusalén era hijo del hijo de Noe (el del arca, el desfaenado que no tenía otra cosa que hacer, ese mismo) que se supone que vivió novecientos sesenta y nueve años, y de ahí que de tantos años que se supone que vivió este hombre salió la expresión "esto es más viejo que matusalén".


Bueno, volviendo al tema, aunque este último párrafo bien tiene que ver con la religión, nunca he llegado a entender como la gente se puede llegar a guiar, creer y hasta incluso matar, por tener fé en algo; fé ciega en algo que no se sabe ciertamente si existe o no, fé en algo que no se ha podido demostrar con nada viable hasta el día de hoy. Y es, precisamente, esta última idea, la que me ha hecho llegar a la conclusión del título de esta entrada; Creer que tengo un cerebro, ¿es tener fé? ¿o es simplente confiar en lo que nos dicen nuestros queridos cientificos? Y esto lo menciono porque tampoco puedo saber a ciencia cierta (curiosa la expresión) si todo lo que se ve por la televisión, relativo a la ciencia (que poco hay), es cierto. ¿Un retoque de imágen?, ¿Muñecos?, ¿Efectos especiales?. No lo sé, tendré que pegarme un golpe en la cabeza con alguna esquina de algún mueble, y después de perforarme el cráneo, ver cómo es. Entonces sabré si tengo cerebro o no.


A mi parecer, al fin y al cabo, tener fé en la religión o en la ciencia, es exactamente lo mismo. Y además como se ha demostrado muchas veces, no hay ciencia sin religión, ni religión sin ciencia.


Gracias.


Ángel.

3 comentarios:

Laurii dijo...

[Como no soy avaricioso la compartiré con vosotros] XDDD me ha echo mucha gracia!

A ver... TU NO TIENES CEREBRO, que no se como te lo tengo que decir, eres como el muñeco ese de paja en noseque cuento... alicia en el país de las maravillas?... a no: El mago de Oz.
Otra cosa mas, es :"Es mas viejo que CALLEJA!!!".


Hablando en serio, yo pienso que en lo ultimo que has dicho tienes razón, que no hay ciencia sin religión, y ñeñeñeñ.


te quiero pene!!

Laurii dijo...

PD_ en vez de ayudarme con los deberes, haces estas chuminadas??

Anónimo dijo...

Pues bueno... yo no creo que creer que tienes cerebro sea cuestión de fe. Ya que bueno existen pruebas veridicas y comites para evaluarlas.
Si contrariamente, estoy de acuerdo contigo con eso de la fé. Aunque bueno yo me considero creyente (a mi forma) es decir la Iglesia como institución para mí es una patraña (en general) pero... contrariamente me niego a creer que no soy más que el resultado de una evolución continua, entonces prefiero creer (quizás por comodidad) que mi vida tiene un fin, ¿cuál? a saber... jejejeje!
Como Lauri pienso que vale que tienes razón cuando dices que no hay ciencia sin religión y vicerversa pero es que realmente poca gente se atrevería discutir sobre eso...Aunque quizás ellos tengan razón.
Puqui
PD: mmm! Si este jueves al final salis después de la cena ya nos vemos por ahi ;), si me avisáis sobre por donde andáis... jejeje! Y veréis el disfraz si lo acabo al tiempo...