sábado, 29 de noviembre de 2008

Una de improvisación... (3, 2, 1, Impro! jijiji)


- Ana lo sabía, y no me dijo nada.
- No le des más vueltas, las dos son unas zorras y no hay más que hablar.
- Pero ha sido tanto tiempo...
- No te culpes, ni te comas la cabeza; es peor si vas por ese camino. - Dijo a modo de réplica Borja- Es mejor que cada uno siga con sus vidas. Al menos ni sus amigos son tus amigos, ni los tuyos los suyos, por lo que no tenéis una razón fuerte para volver a veros.

Se hizo un silencio abrumador. Nunca este callejón, próximo a la Plaza Santa Clara, había estado de ese modo; apenas se escuchaba la brisa que se abría paso a través de las estrechas calles. Durante un rato, Borja y Dani estuvieron mirando al suelo, pensativos; Borja por un lado preguntándose porque se le daba tantas vueltas al tema y Dani centrifugaba en su mente todos los recuerdo que había tenido con Susi todos estos años. No pudo evitarlo y se echó a llorar.

- Tio, no me empieces con estas. Dos cosas, tus lágrimas ni van a solucionar este tema ni te van a servir para nada, así que mejor te las ahorras. - Se sacó un paquete de cigarrillos, y con cierta violencia, propia de Borja, retiro el plástico protector.
- Lo siento, no he podido evitarlo.
- Vamos, has de ser más fuerte que eso - Hizo una breve pausa para encender el cigarro- ¿Qué tienes ahora?, ¿veinticuatro años? Todavía te quedan muchos "chochitos" que conocer.
- Para tí es mucho más fácil. ¿Alguna vez has estado enamorado?
- Jamás. Y es la mejor protección contra la depresión amorosa.
- Sí, debí imaginarme esa respuesta, siemrpe has sido del aquí te pillo aquí te mato. Pero... me conces y sabes que eso no va conmigo.
- No seas marica.
- No lo soy, solo soy un poco más sensiblón que tú.
- Decir "poco" es arriesgar mucho. Mira, este "finde" nos pillamos el coche, nos largamos a Valencia y pillamos una cogorza de estas como las de antes. Dormiremos en casa de mis padres, a ver si así te animas un poco, ¿"ok"?
- Si tienes razón, me apetece pegarme una buena juerga. - Dani por fin sonreía.- ¿Crees que debería hablar con Ana?
- Ni se te ocurra. Corta toda comunicación con Susi. Ana y ella ya forman parte del pasado. No importa cuantos momentazos bonitos hallas tenido con ellas. Bueno, vamos que llegaremos tarde a la cena.

Ambos se levantaron de un salto. La cena de los antiguos compañeros de clase, era en un restaurante de poca monda, junto al parque Ribalta, conocido por "El Anselmo", lugar que a pesar de cambiar de dueños, y estar regentado ahora por asiáticos, no había perdido su personal encanto de "bar de abuelos", eso sí, ahora con la televisión y los famosos partidos de fútbol, proyectados en una pared blanca, de dimensiones descomunales. No tardaron más de diez minutos en llegar, y allí estaban todos sus antiguos compañeros; viejos amigos con los que habían estado compartiendo toda su vida una silla en clase. Ahora se miraban todos como desconocidos, el paso del tiempo había transformado a cada uno a su manera, los cambios, los habían de muchos tipos; los guapos/as ahora eran feos/as y viceversa, otros que seguían igual, algunos retraídos ahora eran mucho más extrovertidos, etc; menos Borja y Dani, que seguían en su línea habitual. Borja, con sus pintas de macarra de los años ochenta, heredadas de su padre, y Dani, con sus camisas refinadas, sus pantalones de tela y sus zapatos negros.

--------------------------------------------------------------------------------------Parte A

Continuará...


Ángel

2 comentarios:

Lauri dijo...

Que chulo!me ha molao mucho =P

Junom dijo...

^^