domingo, 23 de noviembre de 2008

Tormento de Sábado Noche


La noche ya estaba en su más profunda oscuridad. La ciudad, iluminada por sus grandes farolas, no dormía tranquila con todos los entes medio borrachos que pisoteaban sus calles. Cerca de uno de los puntos más nerviosos de la ciudad, en un sábado noche, concocido también como calle Lagasca; más concretamente en un pequeño parque situado en la calle Obispo Salinas; estabamos, unos amigos de Laura (y míos, pero me gusta decir de que origen provienen), sentados en un alrededor de un banco de dicho parque, unos en el asiento, otros en el suelo; haciendo el, desde hace pocos años atrás, el ilegal acto del botellón. Claro, queda remarcar que yo no estaba bebiendo, pues no me apetecia salir y sólo estaba charlando un rato con ellos para después marcharme a mi casa tranquilamente. 
De repente, y como señal de los dioses que nos quisieron castigar, apareció nuestra querídisima polícia local, con sus enormes coches y sus bonitos uniformes, y estando yo emparrado sin enterarme de nada, me quedé sólo con Lola en el banquito, pues todos marcharon cuales débiles conejos huyendo de un depredador (eso sí, sin olvidar llevarse el botín que poseiamos), y allí estabamos, con cara de pasmados, Lola, Marta y yo. 

- Su documentación por favor...

La voz sonaba grave, penetrante pero no llegó a asustarme. Lola y yo le hicimos la entrega de nuestros respectivos DNIs y Marta se libró porque no lo llevaba encima. Cinco minutos después, con nuestros DNIs y los de otro grupo que estaban sentados en otro banco, volvieron para decirme con palabras amables, que sólo me había denunciado a mí, por no denunciarnos a todos. Y yo, ni corto ni perezoso, le solté, "Cagondios, encima que hoy no estababa bebiendo, me denuncian a mí"; el policía se intentó escusar diciendo que si quería que fuesemos a dónde estaban mis amigos a que los multara a todos, a lo que Lola le contestó, que porque me había denunciado a mí y no a ella; y la respuesta fué la misma. mi conclusión es que o bien me multó a mí, por ser el más mayor, o bien por ser el chico. Jamás lo entenderé, pero si sé que Murphy siempre estará ahí para jodernos la vida. y yo, con mi primera multa, que muy orgulloso exhibo en este blog.

La próxima vez beberé seguro, así me multarán con razón.

Ángel.

3 comentarios:

Laura dijo...

xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Anónimo dijo...

Joroba que mala suerte, porque no intentas recurrir la multa alegando que no bebías...

Puqui

Junom dijo...

Jur, no se si me llega ya veremos lo que hacemos. Como es una multa tonta de estas que no van a ningún sitio, no se, que la paguen entre todos y au.

^^
:D
:)